Un ejemplo de un buen uso para tu dinero

Existen múltiples opciones para destinar el dinero que ahorras. Lo importante es encontrar una alternativa que se ajuste a tus necesidades.

Un ejemplo de un buen uso para tu dinero

Cuando ahorras procura elegir una opción que permita que tu dinero crezca a una tasa superior a la inflación, de manera que mantengas tu poder adquisitivo sobre tus ahorros. Lo ideal es que la rentabilidad sea superior a la inflación y para eso existen alternativas según tu nivel de riesgo. Eso sí, consulta bien qué opciones existen para que luego no te lleves sorpresas.

Muchas personas suelen pensar, o hemos pensado, que tener el dinero en una cuenta de ahorros es mejor negocio que guardar el dinero bajo el colchón, como lo hacía gente de antaño, o en un cajón de nuestro armario, pero no es algo tan cierto. Pues resulta ser que tener nuestros ahorros únicamente en una cuenta de ahorros no es tan buen negocio como parece o como se puede interpretar el mismo nombre de este producto financiero “cuenta de ahorros”.

Si eres algo curioso y te pones a investigar cuál es el crecimiento del dinero en las cuentas de ahorro que prácticamente ofrecen todos los bancos, encontrarás que el interés que se le aplica al año a este producto no es superior al 1%, es decir que si tienes $ 1.000.000 todo el año en tu cuenta y te ofrecen como rentabilidad para tu dinero de ese 1%, tu dinero crecerá sólo $ 10.000 ese año. Es claro que en el colchón o en el cajón no ibas a conseguir ese rendimiento anual de tu millón.

Pero si te pones a pensar en la inflación anual que hace que todos los bienes y servicios se encarezcan año tras año y que por ello el dinero vaya perdiendo capacidad adquisitiva. Vas a ver que la inflación anual en un país, como Colombia por ejemplo, no baja de un promedio de 3%, por lo cual el incremento de la canasta familiar, arriendos, valor de productos e inmuebles, salarios, etc. se incrementan en promedio cada año en el mismo 3%.

Siguiendo el ejemplo en términos generales, tenemos que, el $ 1.000.000 que guardas en el colchón sin crecimiento alguno corresponderá a $ 970.000 para el año entrante, con lo que estarás perdiendo poder adquisitivo debido a la inflación, lo cual en el primer año serán $ 30.000, el segundo año $ 29.100 y así sucesivamente perderás un 3% sobre el valor de tu dinero. Mientras que el $ 1.000.000 en la cuenta de ahorros que crece un 1% anualmente corresponderá a $ 979.700 el año entrante, con lo que también estarás perdiendo $ 20.300 el primer año y cada año perderás el 3% del valor de tu dinero.

¿Cuál sería la solución entonces para que el dinero que quiero ahorrar crezca? Lo principal es buscar una alternativa donde el crecimiento del dinero que tienes sea al menos del valor de la inflación, para que no pierdas poder adquisitivo. Lo ideal es que crezca más que la inflación para que realmete obtengas una rentabilidad real. En realidad no es una solución complicada, simplemente requiere de algo de preparación y organización, se trata de darle la importancia que merece el dinero que, en la gran mayoría de los casos, exigió de tu esfuerzo y tiempo conseguir.

Guarda en tu cuenta de ahorros el dinero que necesitas para tus gastos y pagos fijos mensuales, así como para algunos imprevistos, y el excedente que puedas llegar a tener, inviértelo.

En el mercado financiero existen varias opciones de inversión que te pueden funcionar para hacer que tu dinero crezca, entre ellos los CDTs, los Bonos de Empresa, los fondos colectivos de inversión, las acciones en sociedades que cotizan en bolsa, etc. También puedes invertir en un negocio propio o familiar.

Lo importante es que antes de invertir en algo investigues cómo se hace y de qué se trata, entiendas sus riesgos y encuentres algo acorde con lo que buscas o te sientas más cómodo. A medida que vayas aprendiendo del mundo de la inversión, puedas diversificar en ellas y empieces a disfrutar los beneficios de poner el dinero a trabajar para ti.