Los préstamos «gota a gota», un remedio peor que la enfermedad

A veces la desesperación puede llevarte a tomar decisiones que cuestan mucho en el futuro.

Los préstamos «gota a gota», un remedio peor que la enfermedad

Fíjate muy bien en las condiciones de los préstamos y te darás cuenta que la tasa de interés que pagas, junto con la forma de pago, hace que tu deuda crezca a un ritmo que será difícil de cubrir. Lo más recomendable es que tengas un buen manejo de tu dinero para que encuentres opciones que te presten a una tasa de interés legal.

Hace cinco años tuvimos la oportunidad de conocer un caso en el cual una persona que estaba ahogada en deudas con los bancos, recurrió durante un año a los llamados «gota a gota», “paga diarios” o “agiotistas” para solucionar esos problemas de deudas, y por no analizar correctamente esta decisión, empeoró dramáticamente su situación financiera. Les vamos a explicar de manera simple, cómo una supuesta solución resulta ser más dañina que el problema.

Para comenzar, llamaremos a esta persona Anita. Ella era desordenada con sus finanzas, no tenía ningún presupuesto, llevaba cerca de 5 años endeudándose con diferentes bancos y llegó a un punto que sus ingresos no le permitieron pagar todas las cuotas mensuales. Como los bancos ya no le brindaban más crédito porque ella tenía reporte negativo en centrales de riesgo, aparecieron personas que querían supuestamente ayudarle a solucionar sus problemas financieros, ofreciéndole préstamos de dinero para pagar las deudas. Anita en medio de su desesperación lo único que hizo fue aceptar la propuesta sin prestarle atención a las condiciones que le iban a imponer estas personas que la ayudarían de manera inmediata. La razón se describe en el siguiente ejemplo donde se compara el funcionamiento de un crédito en un banco frente a un préstamo de un agiotista:

Valor de crédito: $6.000.000
Plazo en meses: 12
Banco
Agiotista
Tasa de interés mensual(cobrada al final del mes sobre el saldo de la deuda): 1,50% 6,00%
Cuota mensual durante 12 meses $550.080 $360.000
Suma de 12 cuotas mensuales + capital, cumplidos los 12 meses $6.600.960 $10.320.000

Aparentemente la cuota del agiotista es más baja, lo cual hace atractiva la propuesta en una situación difícil. Sin embargo lo que no se da cuenta la persona que va a tomar este préstamo, es que la cuota sólo corresponde a intereses, es decir que aunque la cuota sea inferior a la del crédito bancario, no está reduciendo el valor de la deuda cada mes, porque el valor prestado se paga cuando la persona pueda hacerlo.

En resumen, si el plazo es de 12 meses y tomas el crédito con un banco, al pagar la cuota mensual durante los 12 meses terminarás de pagar tu deuda, mientras que con el “agiotista” o «gota a gota», si pagas la cuota mensual durante los 12 meses, aún deberás la misma suma que te prestaron, para el caso del ejemplo serían los mismos $ 6.000.000 que solicitaste como préstamo al final de ese periodo. Eso hace a los préstamos con un “agiotista” o «gota a gota» casi impagable.

El ejemplo sólo es una muestra de las condiciones que pueden tener este tipo de préstamos. Hay algunos que cobran un interés de hasta el 10% mensual, o incluso cobran una tasa de interés diaria, lo cual hace aún más costoso el préstamo, sin mencionar que evidentemente estas personas cobran tasas no permitidas y con métodos de cobro inapropiado. Probablemente las condiciones mencionadas en este artículo no incluyen todas las modalidades existentes, sin embargo con este ejemplo podrás darte cuenta que bajo ninguna circunstancia es recomendable tomar un préstamos con este tipo de personas.

Si ya tienes un crédito bajo esta modalidad, busca alguna alternativa para pagarlo cuanto antes, con la familia, una persona de confianza, etc.

Si quieres acceder a créditos con tasas de interés legales, sea con un banco u otro tipo de entidad, lo más importante es tener un buen control de tus finanzas. Demostrando que eres una persona responsable con el manejo de tu dinero sólo te abrirá puertas a modalidades de crédito que te permitirán crecer en tus proyectos personales y profesionales. En FinPer contamos con una app que te permite definir tu presupuesto y así tener el control de tus finanzas. Descárgala aquí y comienza a tener el control.