Cómo saber si la compra de un bien es un gasto o una inversión

Podrás saber qué es, cuando tengas claro el uso que le vas a dar a eso que adquiriste.

Cómo saber si la compra de un bien es un gasto o una inversión

Si el bien que compraste sólo hace que salga dinero de tu bolsillo, es un gasto. Por el contrario, si lo que hace este bien es aumentar el dinero que llega a tu bolsillo, se convierte en una inversión. La regla parece simple pero puede ser confusa en algunos casos.

Algunas veces habrás escuchado de personas que afirman haber invertido en un carro o una casa vacacional fuera de la ciudad, sin embargo suena extraño pensar cómo alguno de estos 2 ejemplos pueden considerarse una inversión. Decimos esto porque:

  • En el caso del carro. Si lo compras nuevo, una vez sales del concesionario pierde cerca de un 20% del valor que pagaste por él. Si has comprado el carro para ti, quiere decir que gastarás en gasolina, mantenimiento, seguros, entre otras cosas, para que puedas disfrutarlo. Ha pasado un tiempo y luego de disfrutar el carro decides venderlo. En resumen, gastaste dinero mientras tuviste el carro y al venderlo recibiste un menor valor al pagado inicialmente. Eso quiere decir que en todo momento salió dinero de tu bolsillo y al venderlo, perdiste dinero. Esto quiere decir que el carro significó gastos para ti.
  • En el caso de la casa vacacional pasa algo similar. La compras, la remodelas, debes encargarte del mantenimiento mensualmente. Si sólo la usas para pasar vacaciones en algunos momentos del año y no decides hacer algo más con ella, sólo será algo que te genera salida de dinero de tu bolsillo, es decir que será un gasto.

¿Te suena lógico? Realmente en las 2 situaciones descritas sólo hay salida de dinero de tu bolsillo, lo cual hace que no aumente tu riqueza. Entonces en vez de tratarse de una inversión, terminan convirtiéndose en un gasto.

Siendo así, ¿en qué casos estas mismas 2 compras que hace una persona se convertirían en una inversión?

  1. Si el carro se utiliza para algún tipo de servicio con el cual recibes un ingreso, que te sirva cubrir los gastos habituales que esta actividad y el uso del vehículo implican (gasolina, mantenimiento, seguros, etc.) y obtener una ganancia, que al sumarla al valor de una posterior venta del carro permita obtener un mayor valor al pagado inicialmente, quiere decir que es una inversión. La razón es que simplemente esta actividad que desarrollaste a través del carro, permitió que llegara más dinero a tu bolsillo frente al que usaste inicialmente.
  2. Si la casa vacacional no sólo la utilizas tú, sino que decides rentarla por días y estos ingresos te permiten cubrir los gastos mensuales de su mantenimiento y obtener además una ganancia, sumado a que aparte de eso la compraste con el objetivo de venderla en unos años, esperando que esta se valorice, notarás que al sumar la ganancia por la renta de la casa más la valorización obtenida es superior al valor que pagaste inicialmente, tu casa vacacional se convirtió en una inversión, porque aumentó el dinero que tenías en tu bolsillo.

Los 2 ejemplos mencionados explican de manera simple cuando la compra de un bien puede ser catalogado como una inversión o un gasto. Importante mencionar que el cálculo debe incluir la inflación y otras variables que en este artículo no se entrarán a detallar.

En resumen:

  • Una compra es una inversión cuando te permite aumentar el dinero que tienes en tu bolsillo.
  • Una compra es un gasto, si por el contrario, reduce el dinero que tienes en tu bolsillo.

¿Pero entonces esto quiere decir que comprar el carro, la casa de tus sueños o cualquier otra cosa que deseas es malo? No, no es malo en absoluto. Depende de cómo lo hagas:

  1. Si decides invertir primero en una o varias opciones, logrando que parte de las ganancias que recibes por lo que haces te permitan pagar eso que tanto deseas, es la forma más inteligente de hacerlo, ya que usas una parte de tus ganancias para gastarlas en lo que quieres y la otra parte la sigues invirtiendo.
  2. Si por el contrario, tomas la decisión de comprar lo que más quieres antes de haber invertido en algo y esto sólo te genera gastos, reducirá tu riqueza porque has creado un pasivo para ti.

No importa que tengas altos o bajos ingresos, lo importante es que tomes la decisión de ahorrar algo cada mes para que lo inviertas en algo que te llame la atención y te pueda generar rentabilidad, de manera que en algún punto te permita disfrutar tranquilamente de esas cosas materiales que tanto deseas. Sólo debes iniciar por el buen manejo de tus finanzas.